Follow by Email

domingo, 1 de mayo de 2011

Vitamina Hidrosoluble: II. Acido ascórbico o vitamina C

Es también una vitamina hidrosoluble cuya carencia es la causante del escorbuto, la primera enfermedad carencial conocida. La vitamina C es un reductor muy potente, cuyo mecanismo de acción no es bien conocido. Está en alguna forma relacionada con la corteza suprarrenal, en la cual se encuentra en cantidad elevada, cantidad que disminuye paralelamente con el aumento de la actividad cortical. Está presente, si bien en cantidades menores, en muchos tejidos,. lo que permite suponer que su acción no está limitada exclusivamente a la suprarrenal.
El suministro endovenoso de vitamina C en cantidades elevadas produce un estado diabetosímil, semejante al producido por el aloxano (tóxico específico de las células 0 del páncreas endocrino, productoras de la insulina). Esto sugiere su posible participación en el metabolismo de los hidratos de carbono.
Tanto los frutos cítricos como las verduras en general, son ricos en vitamina C. Su principal fuente en la alimentación humana es, sin embargo, la Papa. No tanto porque este tubérculo la contenga en gran cantidad, sino porque constituye una parte substancial de la dieta normal.
La dosis diaria de vitamina C requerida para evitar cuadros carenciales es muy variable. Cabe señalar que la ingestión por largo tiempo de dosis elevadas de esta vitamina produce cierto grado de acostumbramiento. Las personas que la han ingerido por mucho tiempo en cantidades elevadas requieren posteriormente, para evitar la avitaminosis, dosis más elevadas de la vitamina. Normalmente bastan 2o a 5o mg diarios para cubrir los requerimientos, mientras las personas acostumbradas requieren dosis tres a cuatro veces mayores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Datos personales

Mi foto
Lcda. en Enfermería. Msc.Gerencia de Salud Pública. Diplomatura en: Docencia, Metodología e Investigación, Nefrología y Salud Ocupacional. Actualmente Bacherlor y Master en Ciencias Gerenciales.